La Parroquia.


cropped-2.jpg

La Parroquia en el código de derecho canónico, es definida como  “una determinada comunidad de fieles constituida de modo estable en la Iglesia particular, cuya cura pastoral, bajo la autoridad del obispo Diocesano se encomienda a un párroco, como su propio pastor.” (c 515,1).

La Parroquia se define como una “comunidad de fieles” más que como un territorio, cuyo párroco es pastor propio y no titular de un beneficio, cuya atención especial es la responsabilidad o cura pastoral de esa comunidad.

Esta comunidad de fieles es una porción de la Iglesia diocesana, que permanece vinculada y bajo la autoridad del  obispo diocesano.

Tres aspectos importantes de la Parroquia a la luz del Vaticano II:

.- Carácter comunitario y personal de la parroquia, más que territorial, aunque también dentro de un territorio que determina por regla general, la comunidad de fieles.  (c. 518)

Comunidad de Fieles: ¿Quiénes son fieles cristianos?  Los fieles cristianos son todos los que en razón del bautismo y también de la confirmación, por ser miembros de pleno derecho en la Iglesia están responsabilizados según su propia condición en la misión divina  de anunciar el mensaje de salvación y de impregnar el orden temporal con el espíritu evangélico, dando testimonio de Cristo en las tareas seculares.

.- Carácter pastoral: La Parroquia existe para transmitir el Evangelio, y para  acompañar (personal y comunitariamente) a vivirlo. Se  acentúa claramente la misión de servicio, con la responsabilidad de pastor propio.

.- Comunión con la iglesia Diocesana y Universal: común unión de todos los fieles con la Iglesia particular (Diócesis – Obispo Diocesano) y con la Iglesia Universal

La Parroquia es Comunidad de fe, de culto y de caridad, por ello es signo de la presencia de Dios en el mundo, que ofrece la continuidad de la predicación de la Palabra de Dios y de la celebración del Culto Divino.

Constituye la presencia personificada de la Iglesia universal y Diocesana.  Fomenta la cristianización de las relaciones humanas.

En Haro

Sólo hay una Parroquia, denominada la parroquia de “Santo Tomás Apóstol.”

Nuestra parroquia tiene una gran ilusión por el presente y gran esperanza en el futuro que dependen de nuestra respuesta a Dios.

Tiene también su historia, hecha por nuestros antepasados,  padres,  abuelos, etc. que han  dejado tantos signos de su fe vivida a lo largo de los siglos.

Nos han legado dos magníficos edificios: El Templo Parroquial de Santo Tomás Apóstol y la Basílica de Nuestra Señora La Virgen de la Vega.

Y Sobre todo tantas familias cristianas y tantas personas amantes de la Virgen de la Vega que comunican la Buena Nueva de la fe en Jesús, con el testimonio de una vida entregada en su trabajo, en su hogar y buscando de manera constante llegar con cariño a ayudar a todo el que lo necesite como manifestación sincera y sencilla de caridad.

Sólo lo que se conoce se puede valorar y amar. Esperamos que nos ilusione conocer una poco más nuestra parroquia, en sus edificios y en su vida, pues esto nos llevará a valorar  cuánto han hecho y nos impulsará a seguir tan hermosa senda.